Dj Nano es, indiscutiblemente, protagonista en el panorama nacional de música techno y electrónica. Este incansable madrileño empezó su carrera allá por los años 90 en algunas de las principales salas de Madrid, en las que trabajaba como promotor. Sin embargo, poco tiempo después se dió cuenta de que su verdadera inquietud era crear su propia música. Trabajó como residente entre 1994 y 1997 en salas como Oh! Madrid, Archi o Mondino. Pocos años después se consagró en Arena, Plastic y en otros grandes eventos, como los Techno House Festival en la Plaza de toros de Leganés.

El artista combinaba todo esto con actuaciones por toda España e incluso en el extranjero: Inglaterra, Francia, Bélgica, Alemania, Italia o Portugal fueron algunos de estos destinos a los que exportó su forma de entender y transmitir los ritmos más electrónicos.

Entre sus múltiples producciones destaca Oro Viejo, fiesta que organiza desde 2001, y que bate récords de asistencia en todas sus ediciones. Oro Viejo es un producto musical de calidad fruto de éxitos de varias generaciones, que retrata una época, un tiempo y un lugar, al ritmo de la mejor música.

Desde hace una década, Dj Nano ha ampliado su zona de influencia, actuando no sólo en locales y clubs, sino también en los festivales más prestigiosos. Así, se postula como uno de los candidatos nacionales a consolidarse en el mercado internacional, ampliando su mapa de actuaciones todo el mundo. Por eso, no es de extrañar que artistas del calibre de Tiësto, Armin van Buuren, Lenny Kravitz, David Guetta o FatBoy Slim hayan compartido ritmos con él.

Dj Nano no es solo un Dj: es un showman, un artista con carisma, entrega, energía y, sobre todo, corazón. Representa toda una revolución musical que, sin ser pretencioso ni distante, interactúa constantemente con el público, al que se debe su incontestable éxito y talento. Será ese público quien baile al ritmo de sus discos en Winterland.